Noticias | Críticas de Cine

Crítica de cine

'Los niños del mar': Imaginación y fantasía japonesas

Utilizando como base de todo su trabajo el dibujo tradicional, la cinta adquiere una belleza formal considerable
29-01-2020 11:00
0 votos
Una imagen de 'Los niños del mar'.

Una imagen de 'Los niños del mar'.

Calificación: [***] | Japón 2019. Producción: Studio4ºC. Director: Ayumu Watanabe. Guion: Kino Hamasaki, basadoe n el manga de Igarashi Daisuke. Música: Joe Isaishi. Duración: 110 minutos. Género: Largometraje de animación.

Forma parte del interesante aluvión de cine de animación japonés que invade las pantallas de todo el mundo desde hace varias décadas y puede presumir de virtudes innegables en el plano estético que no pasan inadvertidas para nadie. Es, con mucho, el mejor y más ambicioso largometraje del director Ayumu Watanabe, que ha crecido colaborando, sobre todo, con los estudios especializados en la animación más tradicional a partir de series inspiradas en mangas yen historias fantásticas.

Autor, asimismo, de relatos sobre el universo de Doraemon, ha dado un destacado paso adelante con esta película en su condición de creador de imágenes, con unos minutos finales realmente antológicos. A partir de un cómic de Igarashi Daisuke, adaptado por Kino Hamasaki, Los niños del mar abre sus compuertas a una fantasía que se desborda en ocasiones y que puede resultar demasiado compleja para los gustos occidentales. Pero aun así, no llega a deteriorarse el centro de gravedad de este cuento que no pone frenos a su imaginación y que nos lleva de la mano de Ruka, cuyo padre -separada de su madre- trabaja en un acuario, a sumergirse en un mar que es fuente de ideas y que ha sido criada por unos extraños mamíferos marinos, los dugongos.

En este singular cuadro familiar, ingresamos en la intimidad de la joven cuando recién comienzan sus vacaciones escolares. Va a ser un periodo definitivo en su vida, ya que conocerá en el acuario a dos niños, Umi y Sora, que coinciden con ella en sus «conexiones» con el océano sobrenatural. Es más, Ruka está convencida de que sus dos nuevos amigos tienen mucho que ver con sucesos extraños que han tenido lugar, cada vez con más frecuencia, gran parte de los cuales tienen que ver en su opinión con los animales que viven en unas aguas muy cercanas y que están en vías de desaparición.

Utilizando como base de todo su trabajo el dibujo tradicional, la cinta adquiere una belleza formal considerable que incrementa sus alicientes mediante una paleta de colores y de grafismos más que llamativos. Son los instantes previos a una explosión final, de unos 20 minutos de duración, que resulta tan sorprendente e inesperada como brillante

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook