Noticias | Críticas de Cine

Virtudes y limitaciones

'Operación cacahuete' es una animación correcta y a veces inspirada, pero también con evidentes tiempos muertos
05-09-2014 07:24
0 votos
Un fotograma de 'Operación Cacahuete'. Filmax

Un fotograma de 'Operación Cacahuete'. Filmax

Ficha Técnica

  • Calificación: [**]
  • Dirección: Peter Lepeniotis.
  • Guión: Peter Lepeniotis, Lorne Cameron.
  • Género: Animación.
  • Duración: 120 minutos.
  • Intérpretes (voces): Liam Neeson, Katherine Heigl, Will Arnett, Brendan Fraser, Stephen Lang, Maya Rudolph, Jeff Dunham, Gabriel Iglesias, Sarah Gadon, James Rankin, Scott Yaphe, Joe Pingue, Annick Obonsawin, Julie Lemieux, Robert Tinkler.

Es una oferta de animación digital correcta y a veces inspirada, pero también con evidentes tiempos muertos, que denota el oficio en el género del director Peter Lepeniotis, un canadiense de origen griego, en la que es su segunda cinta de la especialidad, tras la inédita en España 'Bol-cheu-wa Beul-lib' de 2012.

Sus mejores aciertos, derivados todos ellos de una impecable tecnología estereoscópica en 3-D, se derivan de la cuidada ambientación en el Nueva York de los años cincuenta, concretamente en un Central Park que se convierte en verdadero protagonista del relato.

En este entorno, con ecos del cine negro de la época, tienen su universo particular un grupo de roedores, con las ardillas al frente pero también con otros animales menudos y muy inteligentes, que se enfrentan a un periodo singularmente grave en sus vidas, el viejo y líder Mapache asegura que no quedan previsiones almacenadas para pasar todo el invierno, lo que pone en serio riesgo su supervivencia. Solo cabe en semejante emergencia, llevar a cabo una misión destinada a llenar como sea el almacén ubicado en el viejo roble y para eso es necesario hacerse con el cargamento de frutos secosde un establecimiento.

Con este planteamiento, que no parece muy difícil de hacer realidad, los imprevistos se convierten en factores esenciales, especialmente el conflicto que se origina cuando el proyecto de los roedores se enreda con el atraco a un banco de las inmediaciones que está preparando un grupo de gángsters.

Es entonces, con la estética del cine policiaco del Hollywood de los 40 y 50, cuando la figura de la ardilla Surly, tan hábil y lista como aprovechada y experta en artimañas, adquiere verdadero relieve, primero valiéndose de su orgullo y de su soberbia y después modificando radicalmente su actitud, poniéndose del lado de los suyos, gracias en parte a la aparición de Andie, una hembra que despierta su fascinación.

Tras superar un periodo poco inspirado, en el que los delincuentes por un lado y las ardillas y cómplices por otro se enfrentan por el afán de poder y por lo suculento del botín, la película recupera en la parte final parte de su encanto inicial. No es gran cosa, pero tampoco una mediocridad.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook